Políticas de privacidad de las cámaras de seguridad

Políticas de privacidad de las cámaras de seguridad

Las cámaras de seguridad son una excelente forma de vigilar tu vivienda, local comercial o industria, pero debes tener cuidado a donde apuntan. Aunque no lo sepas, puedes estar atentando contra la intimidad de las personas y esto es un delito grave tipificado y recogido en el Código Penal. Si ellas apuntan a casas vecinas o a locales colindantes puedes estar vulnerando el derecho a la privacidad que tienen terceras personas. Por ello, es importante que conozcas las políticas de privacidad de las cámaras de seguridad.

Uso legal de las cámaras de seguridad

Hoy en día el derecho a la privacidad es un derecho muy preciado, por lo que es importante considerar la ubicación de las cámaras para no vulnerar este derecho. Es importante que siempre coloques tu seguridad en manos expertas, por personas que conozcan las normas vigentes en materia de privacidad y seguridad, a los fines de no vulnerar los derechos de terceros.

La legislación depende de cada país, pero son similares. En numerosos casos existe la posibilidad de que aunque se tengan imágenes de un delito, estas no pueden ser usadas en contra en un juicio por su ilegitimidad en la captura.

Dónde no se puede colocar cámaras de seguridad

Los lugares donde por políticas de derecho de privacidad no se pueden colocar cámaras de seguridad son:

  • En la parte interna de los baños.
  • En la parte interna de cambiadores o vestidores.
  • En linderos donde se capturen áreas privadas.
  • En zonas donde se logre capturar propiedades privadas colindantes.
  • En la parte interior de habitaciones, cuartos privados o áreas privadas.

¿Qué problemas legales pueden existir si se vulnera la privacidad de terceros?

Los problemas legales que pueden existir si se vulnera la privacidad de terceros y las políticas de privacidad de las cámaras de seguridad son variados, pues evidentemente es la violación a un derecho fundamental, entre los problemas más comunes son: problemas por intromisión en la propiedad privada, violación al espacio de la propiedad privada y violación a la convivencia sin interferencia.

Al estar tipificado como un delito penal, puede conllevar hasta una condena de 3 años de cárcel. Según la ley, las sanciones no se aplican a las personas que divulguen las grabaciones, sino aquellas que sin consentimiento o autorización legal accedan, retengan, reproduzcan, graven, y un así un largo etcétera a contenidos que estén almacenados en medios digitales.

Atención a las políticas de privacidad de las cámaras de seguridad

Cuando pienses en instalar cámaras de seguridad es importante que valores las políticas de privacidad de las cámaras de seguridad, tanto las políticas que establezcan las normas legales vigentes, como también conforme a las normas locales y reglamentos de convivencia interna que existan en el sector residencial, industrial o empresarial en el que las mismas sean instaladas, ya que, cualquier tipo de violación de la intimidad puede ser considerada un delito.

Existe una excepción y es la de que si una cámara de seguridad en el hogar no apunta a espacios públicos se considera grabación privada y no videovigilancia. En el caso de que tengamos empleados en el hogar, esta excepción no se aplica. Dentro de esta excepción sigue sin entrar la grabación en aseos o baños.

Vigilancia en las zonas de dominio público

Lo más recomendable, es que siempre cuentes con la asesoría debida sobre la materia de políticas de privacidad de cámaras de seguridad, para lo cual, debes tener en cuenta que las zonas de dominio público si pueden ser capturadas por tu cámara de seguridad, como también las áreas comunes, pero, las zonas estrictamente privadas nunca pueden ser capturadas porque puede acarrear grandes problemas y sanciones.

Cámaras de seguridad falsas: lo bueno y lo malo

Las cámaras de seguridad son desde hace ya mucho tiempo una pieza fundamental en los sistemas de seguridad. No solo permiten obtener imágenes, también sirven para atemorizar a los ladrones. Está comprobado que en presencia de dispositivos como cámaras o alarmas, la mayoría de los criminales ni siquiera intentan robar.

Por esta razón, las personas prefieren adquirir cámaras de seguridad falsas por precios bajos e intentar engañar a los ladrones.

Incluso partiendo de esa información, surge la siguiente interrogante: ¿Serán realmente efectivas?

Lo bueno de las cámaras de seguridad falsas

  • Sirven para engañar. Al menos con una cámara falsa espantarás a algún ladronzuelo.
  • Son más baratas que las reales. Las cámaras de vigilancia reales varían en precio dependiendo del nivel tecnológico que posean. Pero incluso una cámara real barata triplica el precio de una falsa.
  • Instalación sencilla. Son dispositivos que no requieren ningún tipo de configuración o conexión. Basta con introducir las baterías (usualmente AA) y con fijarlas en el lugar deseado.

Lo malo

  • Son fáciles de identificar. Un ladrón novato puede caer en la trampa, pero ojos más experimentados reconocen las diferencias entre una cámara de vigilancia falsa y una verdadera.
  • Demuestran que no posees un sistema de seguridad. Si un ladrón se percata del engaño, puede deducir que no posees sistemas de seguridad en tu hogar.
  • Puede acarrear problemas legales. Están bien para el uso personal, pero no para espacios públicos. Esto se debe a que las cámaras generan sensación de seguridad y si llegase a ocurrir un hecho no deseado, puede tener consecuencias judiciales.
  • No ofrecen paz mental. Este tipo de trucos siempre generan la duda de si realmente funcionarán o no.

En conclusión, si utilizas cámaras de seguridad reales obtendrás imágenes que podrán ser usadas por la policía para rastrear a los malhechores. También te avisarán ante cualquier eventualidad y te evitarán dolores de cabeza.

Es cierto que una cámara de seguridad falsa es mejor que no tener nada y espantará a uno que otro ladrón. Pero te la recomendaría solo si tu presupuesto es ajustado.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar