Proteger los electrodomésticos en el hogar

Para saber cómo proteger los electrodomésticos en el hogar primero hay que saber que todo funcionan con electricidad y conocer sus peligros. La electricidad es un fuente de energía barata y limpia, su generación control y distribución, es la base del desarrollo de todas la naciones. Sin embargo el usuario domestico desconoce el manejo y el poder que hay detrás de este tipo de energía y puede sufrir daños a su equipos o electrodomésticos y hasta poner en riesgo su vida.

La protección de nuestros equipos eléctricos y nuestra propia seguridad se centra en el reforzamiento de dos aéreas en los referente al uso seguro de la electricidad.

Instalación segura y apropiada de la red y cableado en el hogar

Nuestro cableado interno, el tablero y sus componentes deben ser instalados y certificados por un electricista profesional debidamente acreditado. Una instalación segura, confiable con sus tomas de tierra debidamente montadas y con el cableado adecuado; es nuestra primera línea de protección para nuestros electrodomésticos y para nosotros mismos.

La red interna del hogar o negocio, está protegida gracias a dispositivos como: interruptores electromagnéticos, interruptores de falla a tierra, los fusibles y la combinación de ellos, y tienen estas funciones clave para nuestra seguridad:

  • Proteger el cableado y los equipos conectados a la red, contra los efectos de una temperatura elevada.
  • Proteger de cualquier corriente eléctrica en exceso o sobre corriente, esta pueden ser originadas por una sobrecarga o una falla a tierra.

La función principal de estos dispositivos es interrumpir el flujo eléctrico de inmediato, en caso de presentarse alguna de las incidencias ya señaladas. Para tener una mayor seguridad eléctrica y así proteger los electrodomésticos en su hogar u oficina, se deben seguir estas recomendaciones:

  1. Siempre seguir los estadales y normas para una instalación eléctrica adecuada.
  2. Usar siempre dispositivos de protección originales y correctamente instalados por un profesional certificado.
  3. Observar las métricas sugeridas para la selección del calibre adecuado para los conductores de su red, en función del consumo eléctrico y cantidad de dispositivos que se conectan a esta.
  4. Revisar que las placas de los apagadores no se calienten.
  5. No utilizar extensiones permanaes.

Tenga en mente que los dispositivos de protección eléctrica como: interruptores y fusibles, son esenciales en su seguridad física y para perlongar la vida útil de sus electrodomésticos y equipos electrónicos conectados a su red.

Instalación de protectores individuales

La segunda línea de protección, consiste en la instalación, de protectores individuales contra sobrecargas, estabilizadores de corriente, regletas o barra de toma corrientes y los UPS para la protección de los ordenadores y para respaldar los datos en caso de un apagón.

Consejos de seguridad para el uso de un horno microondas

El horno microondas es uno de los electrodomésticos más utilizados en las cocinas de todo el mundo. Patentado y comercializado desde 1947, el aparato se ha vuelto imprescindible entre millones de personas que llevan vidas ocupadas. Se trata de una forma rápida de calentar las comidas o descongelar la cena para ahorrar tiempo.

La convivencia con el microondas en el hogar ya forma parte de la cultura popular. Sin embargo, su funcionamiento dependerá del correcto uso que le proporcione el usuario. Existen reportes de personas que han sufrido quemaduras y otros tipos de lesiones causadas por la radiación que emiten.

La gran mayoría de estos episodios ha sido por el uso o el mantenimiento inadecuado del horno. Es fundamental, para evitar cualquier tipo de percance, seguir los lineamientos del fabricante a través del manual del usuario.

¿Cómo funciona un horno microondas?

Antes de conocer los consejos de seguridad, es preciso saber cómo funciona un horno microondas. El primer aspecto que el usuario debe tomar en cuenta es que el aparato emite radiación electromagnética, lo que genera una vibración en las moléculas de agua que están dentro de los alimentos.

Este proceso es lo que genera el calor que termina cocinando lo que se va a consumir. Las ondas son producidas por un tubo de vacío que es conocido como magnetrón y que está ubicado dentro del horno.

Todas las ondas se reflejan en el interior y son capaces de atravesar una gran cantidad de materiales como el plástico, papel o vidrio; al final las ondas son absorbidas por los alimentos. Aunque se trata de un tipo de radiación ionizante, no comprende riesgos como los rayos X.

Peligros del horno microondas

La mayoría de las lesiones reportadas por el uso del horno microondas son quemaduras. El motivo es el contacto con recipientes calientes, explosiones de líquidos o por calentar demasiado los alimentos. No se trata de lesiones relacionadas con la radiación.

Para la FDA (Food and Drug Administration), que es la agencia de los Estados Unidos para la regulación de los alimentos, medicinas, cosméticos o productos biológicos, los hornos microondas deben estar diseñados de forma que no exista la posibilidad de fugas de radiación.

Las lesiones por fuga de ondas son muy pocas, pero se pueden producir por mantenimiento incorrecto del aparato o por circunstancias inusuales.

Hay pacientes que usan marcapasos que han mostrado preocupación ya que se les ha informado que los hornos microondas interfieren el funcionamiento de estos dispositivos. No obstante, los marcapasos en la actualidad son fabricados para soportar este tipo interferencias.

Consejos de seguridad

A continuación se presentan 5 recomendaciones a seguir para el óptimo funcionamiento del horno microondas en la cocina del hogar.

  • Usar recipientes adecuados: lo ideal es utilizar recipientes fabricados especialmente para hornos microondas. Nunca deben emplearse envases metálicos ni papel de aluminio. Esto se debe a que reflejan las ondas y pueden generar daños irreparables o explosiones. Hay envases plásticos que pueden derretirse debido al calor de los alimentos. La recomendación es calentar a comida en recipientes de vidrio, cerámica o plástico diseñado para microondas.
  • Seguir las instrucciones del fabricante: el manual del usuario es la guía a seguir para evitar cualquier problema. Allí se detallan las medidas de seguridad y cuál es el uso recomendado del horno microondas. Una de las instrucciones más comunes es no calentar agua o líquidos más allá del tiempo establecido para ello.
  • Descartar fugas: el riesgo de fuga en los hornos microondas siempre es mínimo. Sin embargo, pueden presentarse en caso de que las bisagras estén dañadas, al igual que los sellos o el cierre de la puerta.
  • Tasa de calentamiento: cada horno microondas tiene una potencia diferente, lo que significa que la tasa de calentamiento va a depender de la energía del horno, la cantidad de agua y el tipo de alimento que se está calentando. Las ondas no pueden penetrar las piezas gruesas de comida y es posible que exista una cocción desigual.
  • Altura adecuada: el horno microondas siempre debe estar a una altura adecuada para el uso de todos los usuarios, pero no para los niños que pueden abrirlo e introducir elementos metálicos o de cualquier tipo en su interior.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar